15 de febrero de 2017

Las DJVE se suman a la Ventanilla Única #VUCE

Por NICOLÁS CASSANELLO

La Ventanilla Única de Comercio Exterior se expande. Y eso es una excelente noticia.
A renglón seguido compartimos la Resolución Conjunta que fue publicada hoy en el Boletín Oficial, que incorpora la tramitación de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior -DJVE- previstas por la Ley 21453 al sistema de Ventanilla Única.

De momento, el principal cambio reside en que no será necesario presentar físicamente la DJVE (ex "ROE") y la DJVE-SIM ante la UCESCI.
El régimen está vigente desde hoy miércoles 15/2.

Un sólo comentario al paso: las autoridades actuales lamentablemente continúan travistiendo a un régimen de promoción de exportaciones (porque eso y no otra cosa dispone la Ley 21453) bajo un sistema de administración de cupos y licencias pergeñado por la funesta gestión anterior.
Sostenemos desde aquí la necesidad de sustituir esta reglamentación por otra que ordene cada pieza en su lugar: se pueden administrar cupos, y también se debe respetar el espíritu promocional y optativo de la ley 21453. Lo desarrollamos otro día.  NMC.

https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/159085/20170215

MINISTERIO DE PRODUCCIÓN,

MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA
y
MINISTERIO DE HACIENDA

Resolución Conjunta 1-E/2017

Ciudad de Buenos Aires, 10/02/2017

VISTO el Expediente N° S01:0549416/2016 del Registro del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN, la Ley N° 21.453 y su aclaratoria N° 26.351, los Decretos Nros. 1.117 de fecha 10 de julio de 1992, 654 de fecha 19 de abril de 2002 y 1.079 de fecha 6 de octubre de 2016, y la Resolución Conjunta N° 4 del MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, N° 7 del ex MINISTERIO DE HACIENDA Y FINANZAS PÚBLICAS y N° 7 del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN de fecha 28 de diciembre de 2015 y sus modificatorias, y

CONSIDERANDO:

Que la Ley N° 21.453 y su aclaratoria N° 26.351 y los Decretos Nros. 1.177 de fecha 10 de julio de 1992 y 654 de fecha 19 de abril de 2002 establecieron la obligación de registrar, mediante declaración jurada, las ventas al exterior de productos agrícolas, con el objeto de lograr un ingreso más fluido de divisas y conocer el volumen proyectado de las exportaciones.

Que por la Resolución Conjunta N° 4 del MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, N° 7 del ex MINISTERIO DE HACIENDA Y FINANZAS PÚBLICAS y N° 7 del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN de fecha 28 de diciembre de 2015 y sus modificatorias, se establecieron los requisitos para el registro de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” a las que se refieren la Ley N° 21.453 y su aclaratoria N° 26.351.

Que el Decreto N° 1.079 de fecha 6 de octubre de 2016 estableció el Régimen Nacional de Ventanilla Única de Comercio Exterior· Argentino (VUCEA), por el cual se administrarán los trámites vinculados a las declaraciones, permisos, certificaciones, licencias y demás autorizaciones y gestiones necesarias para realizar las operaciones de importación, exportación y tránsito de todo tipo de mercancías.

Que es objeto del Gobierno Nacional impulsar el uso intensivo de las tecnologías de información y las comunicaciones, a efectos de facilitar a los ciudadanos la realización de trámites mediante transferencia electrónica de datos, como así también, entre los organismos gubernamentales que, en el marco de sus competencias, tienen injerencia en las operaciones de comercio exterior.

Que el Comité para la Implementación de la Ventanilla Única de Comercio Exterior Argentino (VUCEA), en esta primera etapa, propició las condiciones necesarias para que se iniciaran las tareas tendientes a incorporar al citado Régimen Nacional las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”.

Que, en este contexto, se considera oportuno y necesario readecuar lo dispuesto por la citada Resolución Conjunta, en atención a los objetivos propuestos, así como unificar en un solo texto normativo los elementos a tener en cuenta para el registro de ventas al exterior de granos y/o sus derivados.

Que los Servicios Permanentes de Asesoramiento Jurídico correspondientes han tomado la intervención que les compete.

Que la presente medida se dicta en ejercicio de las facultades conferidas por la Ley de Ministerios (texto ordenado por Decreto N° 438/92) y sus modificaciones, el Decreto N° 654 de fecha 19 de abril de 2002 y el Artículo 2° del Decreto N° 193 de fecha 24 de febrero de 2011.

Por ello,

EL MINISTRO DE PRODUCCIÓN,
EL MINISTRO DE AGROINDUSTRIA
Y
EL MINISTRO DE HACIENDA
RESUELVEN:

ARTÍCULO 1° — Establécese el procedimiento para el registro de las Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior “DJVE”, a las que se refiere la Ley N° 21.453 y su aclaratoria N° 26.351.

ARTÍCULO 2° — El exportador que pretenda exportar los productos agrícolas incluidos en el Anexo (IF-2017-01421407-APN-MP) que forma parte integrante de la presente resolución, y los que pudieran incorporarse en el futuro, deberá completar y registrar la Declaración Jurada de Venta al Exterior “DJVE” mediante el Sistema Informático MALVINA (SIM), accediendo al mismo a través del sitio web de la ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS, entidad autárquica en el ámbito del MINISTERIO DE HACIENDA (www.afip.gob.ar).
La registración de la Declaración Jurada de Venta al Exterior “DJVE” deberá oficializarse en el SIM hasta las ONCE Y TREINTA HORAS (11:30 hs.) del día hábil siguiente al cierre de la venta.

ARTÍCULO 3° — Incorpóranse al Régimen Nacional de Ventanilla Única de Comercio Exterior Argentino (VUCEA) las exportaciones de mercaderías que requieran el registro de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior ‘‘DJVE”, sujetas a la intervención de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o de la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA.
Las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” contendrán los datos necesarios para que la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, pueda realizar su intervención en forma electrónica a través de la Ventanilla Única de Comercio Exterior Argentino (VUCEA), de acuerdo con sus competencias.

ARTÍCULO 4° — Los lineamientos operativos y de gestión del procedimiento de registro informático y trámite de las exportaciones de mercaderías que requieran el registro de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”, estarán disponibles en los sitios web del Portal VUCEA (www.argentina.gob.ar/vucea), de la ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS (www.afip.gob.ar) y del Portal UCESCI (www.ucesci.gob.ar), o de la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA.

ARTÍCULO 5° — La Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, tendrá acceso a todas las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” registradas mediante el Sistema Informático MALVINA (SIM), a los fines de efectuar los controles correspondientes, sin necesidad que el exportador presente el documento en soporte papel ante la dependencia pública referida.
El exportador deberá verificar en el Sistema Informático MALVINA (SIM) o alternativamente en el sitio web del Portal UCESCI o de la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, la aprobación o el rechazo de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” registradas oportunamente.

ARTÍCULO 6° — Para la admisibilidad de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”, la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, realizará los controles de información que a continuación se detallan para su registración:
a) Validez y vigencia de la Inscripción en los Registros del MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA.
b) Cotejo entre la fecha de oficialización de la Declaración Jurada de Venta al Exterior “DJVE” y la fecha en que se hubiere cerrado la venta correspondiente.
c) Cotejo del precio FOB oficial determinado por el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA para los productos agrícolas incluidos en el Anexo de la presente resolución y los que pudieran incorporarse en el futuro, a la fecha de la declaración de la venta al exterior. En el caso de existir DOS (2) precios FOB oficiales para un mismo producto, pero de cosechas diferentes, se deberá considerar el valor de la cosecha declarada en las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”.
d) Control del horario del registro y oficialización de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” de acuerdo a lo estipulado en el Artículo 2º in fine de la presente medida.
En caso de detectarse discrepancias o anomalías, en función de lo señalado precedentemente, las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” serán rechazadas y no se procederá a su aprobación, registrando este evento en el Sistema Informático MALVINA (SIM). El exportador podrá consultar las observaciones efectuadas a través del Portal UCESCI o de la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, y deberá proceder a registrar nuevamente las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” en el Sistema Informático MALVINA (SIM) con las debidas correcciones.

ARTÍCULO 7° — El exportador podrá rectificar, en las condiciones que se establezcan y previa autorización de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI) o de la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, a través del Sistema Informático MALVINA (SIM), durante el plazo de vigencia de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” establecido en el Artículo 8°, cuyo cómputo se efectúa de acuerdo a lo establecido en el Artículo 10 de la presente resolución, los siguientes datos:
a) Nombre y apellido o razón social del Consignatario o Destinatario de la mercadería.
b) Dirección.
c) País de destino de la mercadería.

ARTÍCULO 8° — Fíjase en CIENTO OCHENTA (180) días corridos el plazo de validez de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” para que el exportador oficialice las destinaciones de exportación para consumo ante la ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS.
En el caso de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” para la exportación de maíz, sorgo, soja y sus subproductos de la cosecha 2016/17 que se declaren en forma anticipada según lo previsto por la Resolución Conjunta N° 1de fecha 26 de septiembre del 2016 del MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, del ex MINISTERIO DE HACIENDA Y FINANZAS PÚBLICAS y del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN, el plazo de vigencia de las mismas comenzará a contarse a partir del 1° de marzo de 2017.
Para el caso de que los productos a exportar estén gravados con derechos de exportación, el exportador deberá efectivizar su pago dentro de los CINCO (5) días hábiles desde la aprobación de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” correspondientes, por al menos el NOVENTA POR CIENTO (90%) de la cantidad (peso o volumen) declarada.
Sin perjuicio de ello, el exportador podrá optar por el régimen especial denominado “DJVE - 45”, en cuyo caso el plazo de validez de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” será de CUARENTA Y CINCO (45) días corridos desde su aprobación, para que el exportador oficialice la destinación de exportación para consumo ante la ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS. En este caso, si el producto estuviera gravado con derechos de exportación, el pago deberá efectuarse al momento de dicha oficialización.

ARTÍCULO 9° — Los plazos de vigencia indicados en el Artículo 8° de la presente resolución, podrán ser modificados por la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, cuando así lo considere necesario.
Cualquier alteración al presente régimen no podrá afectar las operaciones declaradas con anterioridad a la fecha de su modificación.

ARTÍCULO 10. — El plazo de validez de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” comenzará a correr a partir del día hábil siguiente a la fecha de aprobación de las mismas por parte de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o de la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA.
El plazo solo podrá prorrogarse en carácter excepcional mediante acto expreso de la Autoridad Competente, a solicitud del interesado y siempre que se hubiere configurado caso fortuito o fuerza mayor dentro del período de validez de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”.
El interesado podrá solicitar la prórroga mediante nota a la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI) o la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, exponiendo los motivos que originaron el caso fortuito o la fuerza mayor y adjuntando la siguiente documentación certificada:
a) DJVE -SIM.
b) Instrumento que acredite debidamente la personería del solicitante.
c) Documentación que respalde las causas que se aleguen como fundamento del pedido de prórroga.
d) Contrato de venta, factura de exportación o confirmación de venta.
En todos los casos, la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o la dependencia que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, podrá requerir información adicional y/o la presentación de la documentación original, a fin de evaluar la solicitud efectuada.

ARTÍCULO 11. — El Sistema Informático MALVINA (SIM), al momento de la oficialización de la Declaración Jurada de Venta al Exterior “DJVE”, asignará un identificador a la declaración.

ARTÍCULO 12. — El Sistema Informático MALVINA (SIM) suministrará electrónicamente información a la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), o a la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, respecto de la registración de los cumplidos de embarque de las declaraciones aduaneras de exportación para consumo, asociadas a las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”.
Las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE’’ se tendrán por cumplidas cuando se hubiera exportado como mínimo el NOVENTA POR CIENTO (90%) y hasta un CINCO POR CIENTO (5%) en más de la cantidad (volumen o peso) declarada.
Podrán darse por cumplidas las operaciones o extender los plazos de cumplimiento de las mismas cuando existan causas de incumplimiento no imputables al exportador, conforme lo previsto en el Artículo 9° de la Ley N° 21.453.

ARTÍCULO 13. — En caso de incumplimiento al régimen establecido por la Ley N° 21.453 y su aclaratoria N° 26.351, en tanto este configure una infracción aduanera, será de aplicación lo dispuesto por la Ley N° 22.415 (Código Aduanero) y sus modificatorias.
Si el incumplimiento al citado régimen tiene relación con el plazo estipulado y la cantidad (peso o volumen) de la mercadería consignada en las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” será de aplicación lo dispuesto por el Artículo 969 de la Ley N° 22.415 (Código Aduanero) y sus modificatorias.

ARTÍCULO 14. — Ante el falseamiento de cualquiera de los datos incluidos en las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE”, así como el incumplimiento o la anulación de operaciones correspondientes a las citadas Declaraciones Juradas de Venta al Exterior registradas de acuerdo a la presente resolución, se aplicarán las sanciones previstas en los Artículos 8° y 9° de la Ley N° 21.453.

ARTÍCULO 15. — Todas las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior “DJVE” presentadas y aprobadas por la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI) con anterioridad al dictado de la presente resolución, se regirán, en cuanto al cumplimiento de las mismas y al pago de los derechos de exportación, según las normas vigentes al momento de su presentación y/o aprobación.

ARTÍCULO 16. — El MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA podrá dictar las normas complementarias y aclaratorias que resulten necesarias para la instrumentación de la presente norma conjunta en el ámbito de su competencia.

ARTÍCULO 17. — La presente medida entrará en vigencia a partir de la fecha de su publicación en el Boletín Oficial y será de aplicación de acuerdo con el cronograma de implementación que se publicará en los sitios web del Portal VUCEA (www.argentina.gob.ar/vucea), de la ADMINISTRACIÓN FEDERAL DE INGRESOS PÚBLICOS (www.afip.gob.ar) y del Portal UCESCI (www.ucesci.gob.ar), o de la dependencia pública que determine oportunamente el MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA.

ARTÍCULO 18. — Derógase, a partir de la fecha de entrada en vigencia de la presente medida, la Resolución Conjunta N° 4 del MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA, N° 7 del entonces MINISTERIO DE HACIENDA Y FINANZAS PÚBLICAS y N° 7 del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN de fecha 28 de diciembre de 2015 y sus modificatorias.

ARTÍCULO 19. — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. — Francisco Adolfo Cabrera. — Ricardo Buryaile. — Nicolas Dujovne.

NOTA: El/los Anexo/s que integra/n este(a) Resolución Conjunta se publican en la edición web del BORA —www.boletinoficial.gob.ar— y también podrán ser consultados en la Sede Central de esta Dirección Nacional (Suipacha 767 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

e. 15/02/2017 N° 8706/17 v. 15/02/2017

Fecha de publicación 15/02/2017

LEER MÁS

13 de enero de 2017

Conversamos sobre Ventanilla Única con los Bichos de Campo

por NMC

El pasado sábado 7 de enero tuve el placer de conversar con tres grandes del periodismo agropecuario, como son Mercedes Colombres, Matías Longoni y Fernando Bertello, conductores de "Bichos de Campo", que se emite todos los sábados de 6 a 8 por Radio Rivadavia.

En la entrevista charlamos sobre la reciente entrada en vigencia de la Ventanilla Única de Comercio Exterior Argentino para la exportación de productos de origen agropecuario en donde corresponde la intervención del SENASA.

Aprovecho la ocasión para agradecer a Mercedes, Matías y Fernando, y también a Julia de PUKEN y todo el equipo que realiza "Bichos de Campo". Ha sido un verdadero placer, hasta cualquier momento.

El programa completo se puede escuchar a continuación:


Nuestra intervención, en este enlace.
LEER MÁS

5 de enero de 2017

Exportación de mercadería alcanzada por Senasa + Ventanilla Única de Comercio Exterior #VUCEA

por NMC


Tal como vimos en este enlace, el 5 de enero de 2017 comenzó a regir el sistema de Ventanilla Única para la exportación de productos vegetales en los que corresponde la intervención del SENASA.
Celebramos el comienzo de esta iniciativa, esperamos que pronto se sumen otros organismos y trámites al sistema.

También es cierto que la jornada no estuvo exenta de tropiezos. El sitio web del Centro de Despachantes de Aduana dió cuenta del inconveniente (aquí) en estos términos:
El Sistema Informático María (SIM) se encuentra emitiendo un mensaje de error en las destinaciones de exportación que posean mercaderías alcanzadas por la intervención del SENASA a través del VUCEA, según Resolución Conjunta General (AFIP) N° 3972 y Resolución (SENASA) N° 774/2016.
La leyenda del mensaje de error informa que se “DEBERA DECLARAR EN EL DATO DE INFORMACION ADICIONAL (ITEM): SENASA-RESP-PAGO LA CUIT DEL RESPONSABLE DE PAGO ANTE SENASA”, pero el sistema no permite ingresar la información requerida
A raíz de esto, el CDA dio aviso a los funcionarios del área de desarrollo de sistemas aduaneros, quienes se encuentran abocados a la solución de la inconsistencia.
Compartimos a renglón seguido el Manual confeccionado por la AFIP y SENASA con instrucciones sobre cómo operar en esta nueva etapa.
Para obtener el documento directamente en la página de AFIP, se debe acceder al sitio www.afip.gob.ar/vuce




LEER MÁS

4 de enero de 2017

Ese asunto de la ventana. #VUCEA.

por NICOLÁS CASSANELLO

Nota 5/1/2017: Subimos el Instructivo para Exportaciones Agrícolas (SENASA) en esta entrada.

Durante la última década se registraron niveles inusuales de injerencia estatal en la administración del comercio exterior.
Lamentablemente, este mayor recelo se instrumentó de manera desprolija, con escasa participación de los operadores y cámaras involucradas, convirtiendo a la política de internacionalización de empresas en un chaparrón de medidas donde se quedaban empantanados por igual exportadores e importadores, fueran PyMEx o grandes operadores.

La "sintonía fina" no pasó de ser una expresión etérea que contrastó con la puesta en vigencia de mecanismos de regulación que frecuentemente requerían de parches y enmiendas.
Por caso, la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) creada por la Resolución General AFIP 3252  (B.O. 10/1/2012) menciona en sus considerandos que era "política del Poder Ejecutivo Nacional propender a la coordinación transversal de las distintas áreas del Estado, en orden a optimizar la eficiencia y eficacia de la gestión gubernamental".

A pocos días de publicado aquel reglamento, la Administración Federal de Ingresos Públicos dictó la Resolución General 3255 que expresaba en su artículo 1: "Establécese como “Ventanilla Única Electrónica” el régimen de declaración anticipada electrónica denominado “Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI)”, creado por Resolución General Nº 3252".
Pasarán muchos años antes de encontrar alguna Piedra de Rosetta que permita descifrar qué quisieron decir los redactores de la norma.

Mientras tanto, en aquella misma época Uruguay ponía en vigencia su sistema de Ventanilla Única. Perú ya contaba con una experiencia en la materia de un lustro.
En el mismo sentido se pronunciaba la Organización Mundial del Comercio, por medio de su Decisión Ministerial adoptada el 7/12/2013 en Bali (Indonesia).
En efecto, el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio alude expresamente al régimen de Ventanilla Única en el apartado 4 del Artículo 10 que trata sobre "formalidades en relación con la importación y la exportación y el tránsito".

Para no extendernos innecesariamente, diremos que la implementación en Argentina de una Ventanilla Única de Comercio Exterior fue una quimera: nada cambió desde entonces, la interacción entre organismos del Estado continuó siendo esquiva.
Hasta que el pasado 7 de octubre se publicó el Decreto 1079/2016, que estableció un nuevo "Régimen Nacional de Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCEA)". El artículo 1 dispone que este sistema administrará "los trámites vinculados a las declaraciones, permisos, certificaciones, licencias y demás autorizaciones y gestiones necesarias para realizar las operaciones de importación, exportación y tránsito de todo tipo de mercancías."

Desde entonces, las novedades se sucedieron con cierta continuidad.
La Resolución Conjunta 3972/2016 de la Administración Federal de Ingresos Públicos y 774/2016 del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (B.O. 29/12/2016) incorporó al Régimen Nacional de Ventanilla Única de Comercio Exterior Argentino (VUCEA), las exportaciones de ciertas mercaderías incluidas en el Anexo de la norma.

Recientemente, la Resolución Conjunta 3981/2016 de la la Administración Federal de Ingresos Públicos y 234/2016 del Instituto Nacional de Vitivinicultura (B.O. 3/1/2017) aprobó la informatización del control integrado de las destinaciones de exportación de productos vitivinícolas y de alcoholes, a través del Sistema Informático MARIA (SIM) -sic-.

Finalmente, el 4/1/2017 la AFIP cursó una comunicación general a los importadores, exportadores y auxiliares del servicio aduanero a través del Sistema Informático de Comunicaciones y Notificaciones Electrónicas Aduaneras (SICNEA). Allí se informa que para aquellas operaciones que demandan la intervención del Instituto Nacional de Vitivinicultura, la VUCEA comenzará a operar desde el próximo jueves 5 de enero; "por consiguiente, los permisos que se oficialicen a partir de la fecha referenciada se encontraran comprendidos en este nuevo regimen".

Para mayor información, se encuentran disponibles en la pagina institucional www.afip.gob.ar/vuce el cronograma de implementacion y las novedades que se incorporen a la misma.

Para finalizar, compartimos un documento confeccionado por la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (FeCaCERA). La propuesta tiene más de 10 años, y siempre se mantuvo a disposición de las autoridades. Evidentemente, se trataba de un mensaje que no encajaba en esos tiempos de relatos y sintonías desafinadas.


LEER MÁS

2 de enero de 2017

2 de enero recargado.

por NICOLÁS CASSANELLO

El 30 de diciembre de 2015 escribimos en el blog sobre la proliferación de novedades normativas en materia de comercio exterior. Aquellas líneas bien pudieron haberse escrito en la mañana de este 2 de enero de 2017.
Ocurre que el boletín oficial de esta jornada ofrece una inusual dosis de contenidos vinculados con el comercio internacional de mercaderías. Todo un desafío intelectual para operadores y profesionales incautos que hace 24 horas celebraban epicúreos este nuevo inicio.
Afortunadamente, nosotros no pasamos de la limonada sin gas.

En esta ocasión compartimos un refrescante detalle al paso de las medidas. Esperamos juntar coraje y volver sobre algo más suculento en unos días.

Decreto 1341/2016:
Hace poco menos de un año atrás, el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) dictaba el Decreto 361/2016 por el cual eliminaba los derechos que gravaban la exportación de productos orgánicos.
El día de hoy se publicó en el Boletín Oficial la norma de referencia que se inscribe en la misma dirección de favorecer la producción orgánica o ecológica, al establecer un reintegro adicional del 0,5% para ciertos productos que cuenten con esta certificación.
También se benefician con este aumento de estímulos aquellos productos que cuenten con Denominación de Origen o una Indicación Geográfica debidamente registrada ante el Ministerio de Agroindustria de la Nación.
Los productos alcanzados pueden ser consultados en el Anexo I del reglamento.

Decreto 1343/2016: 
Haciendo uso de atribuciones conferidas por el Código Aduanero (art. 755), el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) decide reducir gradualmente la alícuota del derecho de exportación aplicable sobre cierta mercadería.
La reducción será del 0,5% mensual, a partir del inicio de cada mes, por un plazo acotado que comprende el 1 de enero de 2018 y el 31 de diciembre de 2019.
La mercadería alcanzada por la medida está detallada en el Anexo I del Decreto 133/2015, que se puede consultar aquí.

Decreto 1344/2016:
El PEN dispone que la exportación de ciertas especies de pescados -cualquiera sea su presentación (enteros, frescos, congelados, etc.- podrá cumplirse hasta completar los cupos que fije la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.
El anexo con las posiciones arancelarias y especies alcanzadas se encuentra aquí.

Resolución General (AFIP) 3975:
Modifica los valores criterio de carácter preventivo aplicables sobre la importación de ciertos hilados que se clasifican en la posición 5402.44.00 de la Nomenclatura Común del MERCOSUR (NCM).

Resolución General (AFIP) 3977:
Modifica los valores criterio de carácter preventivo aplicables sobre la importación de guarniciones para freno sin montar que se clasifican en la posición 6813.81.90 de la Nomenclatura Común del MERCOSUR (NCM).

Resolución General (AFIP) 3978:
Modifica los valores criterio de carácter preventivo aplicables sobre la importación de contadores de electricidad que se clasifican en la partida 9428.30 del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercaderías.

Resolución General (AFIP) 3979:
Modifica los valores criterio de carácter preventivo aplicables sobre la importación de ciertos productos de caucho de las posiciones NCM 4008.21.00 y 4016.91.00.

Resolución General (AFIP) 3980:
Modifica los valores criterio de carácter preventivo aplicables sobre la importación de barras y perfiles de aluminio de la partida 7604.

Bonus track:
  • Decreto 1347/2016: Modifica la Ley de Impuestos Internos de manera transitoria, para el período comprendido entre el 1 de enero de 2017 y el 30 de junio de 2017 inclusive. Durante este periodo, queda sin efecto el gravamen que pesaba sobre automotores y motores gasoleros. También se modifican los valores de los vehículos a partir de los cuales se paga el tributo.
  • Decreto 1348/2016: Entre otras cuestiones, extiende el régimen instituido por el Decreto 379/2001 hasta el 30 de junio de 2017.
  • Resolución 455 - E/2016 del Ministerio de Agroindustria de la Nación: Crea el Plan de “APOYO A PEQUEÑOS PRODUCTORES PORCINOS DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA”. Los objetivos del mismo son brindar apoyo económico y técnico a los pequeños productores porcinos de la Provincia de CÓRDOBA, a cuyos efectos se destina una suma de 10 millones de pesos.
Post data: 
Todavía aguardamos que se publique la decisión del Banco Central de la República Argentina de liberar a exportadores de servicios de liquidar divisas en el Mercado Único y Libre de Cambios. Se especula también con una medida similar que alcance a ciertas exportaciones de bienes.

LEER MÁS

31 de diciembre de 2016

Feliz 2017. Siempre es tiempo de valientes.

Siendo un poquito solemne, espero que este 2017 tengamos el coraje y convicción para llevar adelante nuestros proyectos y anhelos. Y como dice Beckett, ante cada revés, lo sigamos intentando, y fallando mejor. LA ACTITUD NO SE NEGOCIA.

Espero que disfrutemos de compartir mas tiempo con nuestra familia y amigos, que seamos felices mientras ocurre. 
Apaguemos más el celular, y como la canción de DNCE "let's lose our minds and go fuckin' crazy". Con la esperanza de comer un pastel junto al océano (sí, hablamos de ESO).
 ;)

Feliz 2017. Gracias por estar ahí. Nicolás


LEER MÁS

28 de diciembre de 2016

Pequeños paquetes, grandes oportunidades

por Adrián Mazza (*)
Publicado en Bastión Digital (enlace al texto original aquí).
La exportación minorista permite a productos de nicho lograr un volumen de ventas que los haga fabricables, ofrece a las PyMEs donde ubicar su excedente en tiempos de vacas flacas, hace posible llegar a países donde la distancia o la idiosincrasia no nos llevaría nunca. Pero a pesar de todos estos beneficios, nuestra legislación no solo no facilita la exportación de pequeños paquetes, sino que en muchos casos la dificulta.

¿Quién no ha comprado o querido comprar algo por internet alguna vez? Un juguete electrónico que acaba de salir, una cartera genial por la mitad de lo que vale, un avioncito de colección inconseguible. Y siempre nos atormenta la misma pregunta, si nuestra aduana nos dejaría entrarlo, pero ¿nos preguntamos alguna vez si saldría de origen?

¿Evaluamos tal vez si podría un holandés estar comprando un producto argentino, como nosotros compramos en EEUU o Asia?
¿Por qué no satisfacer este mercado nosotros?

La exportación minorista es la exportación simplificada pensada para llegar directo al consumidor sin otro intermediario que el transportista. Diseñada para resultar al cliente casi tan transparente como comprar en una tienda de su país, permitiéndose incluso el prepago de impuestos para que no deba preocuparse más que por la emoción de esperar al cartero y desenvolver su paquete.
Este mecanismo permite a productos de nicho, como calibradores de equipo médico o estatuillas de videojuegos, lograr un volumen de ventas que los haga fabricables, ofrece a las PyMEs donde ubicar su excedente en tiempos de vacas flacas, hace posible llegar a países donde la distancia, el idioma o la idiosincrasia no nos llevaría nunca.

No obstante, a pesar de todos los beneficios que trae consigo, nuestra legislación no solo no ha facilitado la exportación de pequeños paquetes, sino que en muchos casos la dificulta.
La legislación argentina ha sido diseñada para casos clásicos: exportación e importación de contenedores llenos de productos idénticos o a granel, entre grandes empresas capaces de solventar el costo normativo, tanto aduanero como cambiario.

Desde el punto de visto aduanero la exportación es regulada según el medio de envío utilizado, Correo Argentino o courier.
La legislación que aplica a exportación por correo postal no contempla su uso con fines comerciales. Fija topes mensuales y aclara que no podrá haber mercaderías que “pudiere presumirse que son para uso comercial o industrial”.
La legislación del Régimen Courier sí permite el envío de encomiendas comerciales, pero fija un límite diario por exportador de 50 kg y US$ 1000, lo que pone un techo a la escala del negocio sin importar que éste venda pequeñas cantidades a muchos clientes distintos.
Lo que debería ser un motivo de regocijo, vender mucho en una jornada, se convierte en uno de preocupación: se torna imposible cumplir con los clientes. Corregir estas limitaciones sería fundamental, y aunque la aproximación típica suele ser intentar subir estos topes, el problema es conceptual: la legislación debería analizar cada transacción por separado, sin castigar al exportador exitoso si consigue que cientos de consumidores finales a lo ancho del planeta elijan a su tienda (y a nuestro país) como proveedor.

En cuanto a lo cambiario la normativa aplica a la llamada “exportación a consumo”, toda aquella donde la mercadería se comercialice para su uso definitivo, obligándose al exportador a liquidar las divisas producidas por la venta en nuestro país. Esta condición, que a priori reviste cierta lógica, se torna en los hechos un escollo para el exportador minorista.
La práctica de comercio electrónico ha descartado los pagos bancarios por cable en favor de tarjetas de crédito, billeteras virtuales e incluso bitcoins. En todos estos casos una empresa, en general sin presencia en nuestro país, realiza los cobros a cuenta del exportador y luego le rinde los fondos en bloque.
Pero nuestra legislación no contempla esto. No fue diseñada para que se le exporte a A, B y C en diferentes países, pero el pago lo realice mensualmente D, desde un país totalmente distinto (típicamente una plaza financiera).
Resulta esencial exceptuar a la exportación minorista del seguimiento de divisas o proveerle un medio alternativo al actual, en el cual demostrarle al estado que las exportaciones se realizaron y las divisas se ingresaron sin más que las guías aéreas de cada envío.

En resumen, sería vital actualizar la legislación a un mundo sumamente cambiante, donde los nichos de mercado aparecen y desaparecen en pocos años, donde los medios de pago que se usarán el año próximo aún no se inventaron. Donde se ha vuelto tan fácil comprar como realizar un retwit y podemos ser nosotros, los argentinos, los que estemos esta vez detrás del mostrador.

(*) El autor es Ingeniero Electrónico (UTN).

P.D. Gracias Adrián por autorizarme a subir este artículo al Blog. 
El artículo es INTERESANTE, así en mayúsculas por varios motivos: por un lado, expone una situación que atraviesan numerosos emprendedores, que merece una respuesta por parte de las autoridades. Por otro lado, nos invita a reflexionar cómo atender a situaciones que en un corto plazo se verán masificadas.

Todavía recuerdo a un exportador de pequeños volúmenes que en las última Semana Comex denunciaba esta situación, y nos pedía a los presentes que intercedamos ante las autoridades para atender estos nichos. 
Todos lo miramos como si hubiera hablado en sánscrito.

Espero volver más adelante sobre este post, con el desafío de proponer una respuesta a las inquietudes de Adrián. La pelota quedó de este lado.
LEER MÁS

23 de diciembre de 2016

Puertos patagónicos: reembolsos, reintegros y subvenciones. En suplemento Comex de LA NACIÓN.

Ayer 22 de diciembre, como todos los jueves desde hace algunas semanas, salió a la calle el Suplemento de Comercio Exterior de La Nación.
Se trató de una edición especial, dado que este Anuario del 2016 propuso el ejercicio de pensar qué rumbo podrá tomar el comercio internacional dentro de un par de décadas.
También se trató de una edición especial por motivos personales, ya que fue publicado un artículo de mi autoría (aquí el enlace), sobre un tema bastante más argento y actual, como es la disputa sobre la reinstauración o derogación de los "reembolsos" a exportaciones realizadas desde puertos patagónicos.

Agradezco a Florencia Carbone, editora del Suplemento, por permitirme el espacio para expresar y debatir estos asuntos, y por su excelente labor de edición (¡sí se pudo reducir la extensión a los 5200 caracteres!!).



Puertos patagónicos: reembolsos, reintegros y subvenciones
En medio de las idas y vueltas por la vigencia del régimen especial, la importancia de los significados

La ley 23018 del 28 de noviembre de 1983 instituyó un régimen especial aduanero que consistía en la asignación por un plazo determinado de un "reembolso adicional" (sic) a las exportaciones para consumo de mercaderías originarias de la región ubicada al sur del río Colorado que se embarcaran desde puertos y aduanas ubicados en ese mismo ámbito geográfico. Luego de un prolongado salto temporal, el DNU2229/2015 restableció la vigencia de este instituto, manteniendo los niveles de beneficio por un nuevo periodo quinquenal. Este plazo quedó trunco, dado que el 2 del actual fue publicado el decreto 1199 que dejó sin efecto estos beneficios.

El mismo día se conoció el decreto 1207 por el cual se dispuso el aumento de reintegros aduaneros a productos del sector pesquero, frutícola y lanero.

Contradicción
La Argentina aprobó mediante la ley 24425 el Acuerdo General de Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) e internalizó otros convenios específicos como el Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias (Acuerdo SMC). Estos tratados internacionales, con jerarquía superior a las leyes aprobadas por el Congreso, contienen disposiciones que condenan el otorgamiento de subvenciones por parte del Estado o sus dependencias gubernamentales.

Las subvenciones consisten, por lo general, en la concesión de un desembolso financiero a una empresa o rama económica con el objeto de promover su desarrollo. El artículo 1° del Acuerdo SMC considera que existe subvención ante la concurrencia de dos elementos: por una parte, la intervención o la acción del Estado bajo la modalidad de una contribución financiera, una protección de ganancias o un sostén de precios, y por el otro, el beneficio que aquella intervención le asigna al destinatario.

Existen ciertas contribuciones cuyo establecimiento se encuentra expresamente prohibido, como son las subvenciones a las exportaciones, por considerar que su sola existencia constituye una distorsión o práctica desleal del comercio que requiere ser neutralizada. Sin embargo, se autoriza a los Estados miembros a conceder desembolsos o aportes pecuniarios con motivo de una exportación en la medida en que se trate de una restitución de tributos interiores o aduaneros que se abonaron durante la producción de la mercadería que luego se exporta.

También puede ocurrir que bajo la apariencia de un estímulo permitido puede esconderse una subvención, cuando los importes entregados a las empresas superan el importe de los tributos interiores o aduaneros efectivamente abonados durante la producción del bien. En este caso, la vigencia de estos supuestos estímulos habilitan la aplicación de medidas compensatorias por parte de los otros Estados miembros.

Beneficios especiales
Si observamos los tributos que inciden sobre la producción originaria del área patagónica promovida, advertimos que son los mismos que inciden sobre los procesos productivos en otras regiones del país.

Ahora bien, suponiendo que la existencia de una mayor carga tributaria sobre la producción al sur del río Colorado justifica esta devolución adicional, todavía resta sortear otro escollo. En efecto, el pago del beneficio está supeditado a que la mercadería se extraiga del territorio por vía acuática, desde ciertos puertos. La falta de correlación entre estas consideraciones y una hipotética restitución de gravámenes termina por confirmar la naturaleza de subsidio.

Además, se dificulta compatibilizar esta exigencia con el artículo 12 de la Constitución. Este precepto prohíbe que "puedan concederse preferencias a un puerto respecto de otro, por medio de leyes o reglamentos de comercio".

Se podría argumentar que los estímulos recaen sobre las mercaderías y no sobre ámbitos portuarios, pero ello significaría omitir que el pago de la prima estaba supeditada a que la exportación se despachara desde ciertas terminales ubicadas al sur del río Colorado. Así planteado, el régimen edificaba una invisible barrera que discriminaba a puertos ubicados al norte de este río, pero igualmente contiguos a las zonas de producción patagónica, como los de Quequén y Bahía Blanca.

El dictamen de la Bicameral
Conforme al procedimiento previsto por la ley 26122, la Comisión Bilateral Permanente se avocó al examen del decreto 1199. Concluyó que fueron cumplidos los recaudos formales que manda la Constitución, pero no así los requisitos sustanciales, y propuso se declare expresamente la invalidez del DNU. Esta decisión deberá ser confirmada por cada Cámara del Congreso.

Discrepamos respetuosamente con la decisión adoptada, dado que esos argumentos no han sido refutados. Sostener la competitividad de las economías regionales resulta vital para el entramado económico y social, especialmente en el interior del país. Comprendemos que los problemas y dificultades de los productores patagónicos necesitan de la atención del Estado, pero el otorgamiento de los "reembolsos" no constituye la solución apropiada. Más bien al contrario, como lo admite expresamente el dictamen de la Comisión, expone a los productores a la pérdida de mercados externos por la segura aplicación de medidas compensatorias.
LEER MÁS

21 de diciembre de 2016

Informe de Diciembre del Observatorio de Importaciones de Santa Fe

por NICOLAS CASSANELLO

Recientemente el Observatorio de Importaciones de Santa Fe dio a conocer su último informe del año, donde da cuenta del impacto que las importaciones tuvieron sobre distintos sectores productivos de la provincia, computados a diciembre de 2016.

Transcribimos a renglón seguido la presentación realizada en PREZI:


Al igual que en oportunidades anteriores, la presentación del Observatorio reitera los reproches a las autoridades nacionales (acompañados de recortes en medios de comunicación) y traza comparaciones de volúmenes importados de ciertas mercaderías.
Constituye un verdadero acierto la reseña de mercaderías respecto de las cuales se inició el procedimiento para determinar la existencia de dumping, así como el listado de bienes sobre los cuales se fijaron derechos antidumping.

Nuevamente, reiteramos nuestro apoyo a la labor que viene realizando el Observatorio.
Desde este espacio también expusimos algunas observaciones que entendemos pueden mejorar su desempeño. Tomando como referencia el título de una nota periodística del arhivarchivo Prezi ("El que no llora no mama"), insistimos en apuntar que los resultados del trabajo del Observatorio deberían extenderse más allá del mero llanto para conseguir la teta (derechos antidumping, salvaguardias) protectora del Estado.
Mal que nos pese, no todo aumento de importaciones se debe a una práctica desleal, ni todo puede ser atajado en la frontera sin provocar desbarajustes mayores.

Cuando señalamos que "nuestra frutilla criolla arriba al puerto a un precio FOB por tonelada de USD 190, contra la frutilla polaca a USD 137", no propiciamos reducir los jornales de los conchabadores a niveles de servidumbre, sino consultar cómo se arriba a aquella cotización.
De la misma manera, el aumento considerable de las importaciones de pollos y productos de porcinos debería volver la atención sobre las dificultades que padecen nuestros productores por la especulación maicera y los ajustes tarifarios. Ésto es sólo un caso, que elegimos caprichosamente. Así como se dieron a conocer las medidas antidumping impulsadas por la cartera de Producción y FISFE, sería positivo que se difundan las acciones que se realizan en el sentido que propiciamos.

A continuación el texto del Informe, que se puede consultar también en este enlace.
Diciembre - Observatorio Importaciones by Nicolas Cassanello on Scribd



LEER MÁS

15 de diciembre de 2016

Fin de los reembolsos a exportaciones patagónicas. ¿Estímulos o subvenciones?

por NICOLAS CASSANELLO

Graphic and Poetic Portraits by Ben Zank
INTRODUCCIÓN.
El pasado viernes 2 de diciembre el Poder Ejecutivo Nacional resolvió dejar sin efecto el régimen especial reembolsos adicionales a las exportaciones realizadas desde puertos patagónicos. La medida fue instrumentada a través del Decreto 1199/2016, y se fundamentó en la necesidad de respetar los compromisos asumidos por la República Argentina ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), así como en evitar erogaciones que suponen un fuerte impacto fiscal.

Simultáneamente, ese mismo día el Boletín Oficial publicó el Decreto 1207/2016, que haciendo uso de facultades delegadas por el artículo 829 del Código Aduanero, decidió un aumento de los estímulos a la exportación de ciertos productos del sector pesquero, frutícola y lanero. De esta manera, se procuró fortalecer y dotar de competitividad a cadenas de valor generadoras de puestos de trabajo observando el bloque normativo de la OMC.

En el presente post nos limitaremos a consultar si estos beneficios a la exportación superan el test de legalidad que determinan los acuerdos de la OMC, o si se trata de subvenciones contrarias a los mismos. En otra ocasión veremos si este régimen resulta compatible con preceptos constitucionales.

LOS REEMBOLSOS A EXPORTACIONES POR PUERTOS PATAGÓNICOS.
Este régimen especial aduanero fue instituido por el decreto-ley 23018 del 28/11/1983, y consistía en la asignación, por un plazo determinado, de un “reembolso adicional” (SIC) a las exportaciones para consumo de mercaderías originarias de la región ubicada al sur del Río Colorado que se embarcaran desde ciertos puertos y aduanas ubicados en ese mismo ámbito geográfico.
En otras palabras, estos estímulos se acumulaban a cualquier otro que el régimen general aduanero le asignara a la exportación para consumo de mercaderías.

Posteriormente, la Ley N° 24.490 prorrogó este sistema por un nuevo plazo de cinco años, contados a partir del 1 de enero de 1995.

Luego de un prolongado salto temporal, en noviembre de 2015 el Decreto 2229 de Necesidad y Urgencia restableció la vigencia de este instituto, manteniendo los niveles de beneficio por un nuevo periodo quinquenal.

Finalmente, a principios de diciembre fue publicado el Decreto 1199/2016 que derogó a su similar 2229/2015, quedando abrogado el régimen en trato.

Pero la historia no se terminó allí.
Este 12 de diciembre, la Comisión Bicameral Permanente del Congreso de la Nacion emitió un dictamen contrario al DNU 1199/16 -esto es, pronunciándose a favor de la vigencia de los "reembolsos"-. Ahora resta aguardar al pronunciamiento de cada Cámara.
Trataremos sobre este asuntos en una futura entrada.

ANTES DE CONTINUAR ¿QUÉ ES UN REEMBOLSO?
La Sección X del Código Aduanero aborda el tratamiento de 3 tipos o clases de estímulos a la exportación: el draw-back, los reintegros y los reembolsos.
En lo que aquí interesa, el artículo 827 define a los “reembolsos” como el régimen “en virtud del cual se restituyen, total o parcialmente, los importes que se hubieran pagado en concepto de tributos interiores; así como los que se hubieren podido pagar en concepto de tributos por la previa importación para consumo de toda o parte de la mercadería que se exportare para consumo a título oneroso o bien, por los servicios que se hubieren prestado con relación a la mencionada mercadería.”

La definición transcripta resalta el carácter devolutivo de los importes anteriormente abonados en concepto de ciertos tributos interiores y los que pudieran haberse abonado por la previa importación para consumo de toda o parte de la mercadería que se exporte para consumo.
El concepto de “tributos” comprende a los impuestos, tasas y contribuciones.
La expresión “tributos interiores” tiene por finalidad excluir a los que hubieran gravado la importación definitiva de la mercadería que luego se exporta.

Dado que se restituyen tributos interiores y aduaneros, el régimen de reembolsos no puede acumularse con el régimen de draw-back ni con el de reintegros, excepto que una norma especial así lo establezca (conf. Artículo 828 del Código Aduanero).

La cualidad "restitutiva" del estímulo impide la posibilidad de incluir premios o ayudas gubernamentales que no constituyan una restitución de tributos. Tal como se verá más adelante la restitución de tributos con motivo de una exportación no configura un subsidio, tal como lo establece el Artículo VI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, sus siglas en inglés).

EL COSTO FISCAL DE LOS REEMBOLSOS PATAGÓNICOS.
El decreto 1199/2016 descansa básicamente en dos argumentos centrales; uno de carácter eminentemente económico y en otro de corte jurídico.

Con relación al primero de ellos, el Considerando 12 establece que “la elevada desproporción producida entre los montos abonados en concepto de derecho de exportación y los que corresponden a lo percibido por aplicación del reembolso adicional a las exportaciones restablecido por el Decreto N° 2.229/15 —potenciado por los lineamientos establecidos por la actual política económica que llevaron a disponer la reducción al CERO POR CIENTO (0%) de las alícuotas del tributo—, importa un desmesurado sacrificio fiscal de las cuentas públicas, por lo que se torna ineludible la eliminación del beneficio en cuestión.”

Durante la gestión anterior el impacto en las cuentas públicas se veía reducido por el ingreso que suponían la vigencia de derechos de exportación. Posteriormente, las autoridades que asumieron en diciembre de 2015 decidieron la eliminación de estas retenciones a la gran mayoría del universo de mercaderías excepto casos puntuales, lo que desequilibró el esquema anterior.

Sobre este punto, consideramos que resulta más coherente el intento por beneficiar y promover a ciertas economías regionales mediante la reducción de aranceles que gravaban su exportación, en vez de exigir el pago de tributos junto al otorgamiento de “estímulos” especiales.

¿QUÉ ES UNA SUBVENCIÓN?
En los considerandos del Decreto 1199/2016 el Poder Ejecutivo sostiene que, si bien los “reembolsos” constituyen un estímulo a la exportación compatible con el ordenamiento jurídico de la Organización Mundial del Comercio, los beneficios a las exportaciones patagónicas tienen una naturaleza diferente. Es por ello que su vigencia resulta contraria a los compromisos internacionales asumidos por la República Argentina.
Veamos si esto es así.

La República Argentina aprobó mediante la Ley 24425 el Acuerdo General de Aranceles Aduaneros y Comercio, e internalizó además otros convenios específicos como el Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias (Acuerdo SMC). Estos tratados internacionales -con jerarquía superior a las leyes dictadas por el Congreso, conf. art. 75 inciso 22 C.N.-  contienen  disposiciones sobre la obligatoriedad de eliminar las subvenciones a la exportación dentro de un plazo acotado (Conf. Artículo XVI, sección B, apartado 4 del GATT).

El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio contiene disposiciones referidas a las subvenciones o subsidios, en sus artículos VI, XVI y XXIII.

Puede entenderse como subvención a la asistencia económica que directa o indirectamente el Estado o sus dependencias otorga a las empresas o ramas de la actividad económica.

A su vez, el artículo 1 del Acuerdo SMC considera que existe subvención ante la concurrencia de dos elementos: por una parte, la intervención o la acción del Estado bajo la modalidad de una contribución financiera, una protección de ganancias o un sostén de precios, y por el otro, el beneficio que aquella intervención le asigna al destinatario.

El concepto de subsidio también está contemplado en el artículo 698 del Código Aduanero, que lo define como “a todo premio o subvención otorgada directa o indirectamente a la producción o a la exportación de la mercadería de que se tratare en el país de origen o de procedencia, incluida cualquier subvención especial concedida para el transporte. El empleo de cambios múltiples en el país de procedencia o en el de origen podrá también ser considerado como subsidio.”

El Artículo VI del GATT expresa que si un Estado miembro hubiera concedido directa o indirectamente una “prima” o “subvención” para la fabricación, producción, transporte o exportación de mercaderías, el Estado miembro donde las mismas sean importadas está autorizado a aplicar derechos compensatorios como medio para contrarrestarla. Para que esta facultad pueda ser ejercida, se requiere que la subvención cause un daño a la producción local del país de importación, amenace con hacerlo o retrase de manera importante la creación de una rama de la producción nacional (excepto se trate de subvenciones prohibidas, que no requieren demostrar el daño).

Sin embargo, no se consideran subsidios las exenciones tributarias o la restitución de tributos que se aplicaran a la mercadería en el país exportador.
Es por ello que el otorgamiento de reembolsos aduaneros y otros estímulos (según la caracterización vista más arriba), en la medida en que se traten de la devolución de tributos no constituyen una transgresión a las disposiciones del GATT.

LAS SUBVENCIONES A LA EXPORTACIÓN Y EL GATT.
El otorgamiento de subvenciones a las exportaciones significan la concesión de ventajas que inciden en la competitividad de las mercaderías promovidas. A causa de ello, los países importadores pueden verse afectados negativamente si el ingreso de estos bienes perjudican a algunas de las actividades o ramas económicas locales.

El artículo 3 del Acuerdo SMC dispone que se considerarán prohibidas “a) las subvenciones supeditadas de jure o de facto a los resultados de exportación, como condición única o entre otras varias condiciones.”  
Están alcanzadas tanto las subvenciones que se encuentran predeterminadas en una norma del ordenamiento jurídico (de iure) como las que –con el fin de saltear la prohibición- se aplican de hecho (de facto).

El Anexo I de este Acuerdo detalla algunos ejemplos de subvenciones prohibidas, y en lo que aquí interesa se pueden mencionar las siguientes:
a)  El otorgamiento por los gobiernos de subvenciones directas a una empresa o rama de producción haciéndolas depender de sus resultados de exportación.
g) La exención o remisión de impuestos indirectos sobre la producción y distribución de productos exportados, por una cuantía que exceda de los impuestos percibidos sobre la producción y distribución de productos similares cuando se venden en el mercado interno.

El artículo 4 del Acuerdo SMC dispone que si un Estado miembro tiene razones para creer que otro concede o mantiene una subvención prohibida, el primero podrá pedir al segundo la celebración de consultas. Si no se arribara a una solución satisfactoria, la cuestión puede ser sometida al Órgano de Solución de Diferencias de la OMC.
La decisión que adopte el Órgano de Solución de Diferencias deberá ser aplicada. Si ése no es el caso, todos los países (no sólo el país reclamante) tienen derecho a adoptar retaliaciones apropiadas, es decir que se abre la puerta a represalias mundiales contra el país condenado.

Asimismo, es dable señalar que la adopción de medidas contra este tipo de subvenciones no exige probar la existencia de daño alguno por parte del país que reclama, dado que se trata de una subvención condenada por sí misma en razón de la distorsión que se supone causan al comercio internacional.

REPASEMOS...
  1. El GATT y el Acuerdo SMC contienen disposiciones que condenan el otorgamiento de subvenciones por parte del Estado o sus dependencias gubernamentales. Estas subvenciones consisten, por lo general, en el otorgamiento de una contribución financiera a una empresa o rama económica con el objeto de promover su desarrollo.
  2. Existen ciertas contribuciones cuyo establecimiento se encuentra expresamente prohibido, como son las subvenciones a las exportaciones, por considerar que su sola existencia constituye una distorsión o práctica desleal del comercio que requiere ser neutralizada. Cabe añadir que sólo se exige comprobar la existencia de la medida, mas no se requiere demostrar la existencia de daño en el país de importación.
  3. La regla anterior requiere de una aclaración: se autoriza a los Estados miembros a conceder desembolsos o aportes pecuniarios con motivo de una exportación en la medida en que se trate de una restitución de tributos interiores o aduaneros que se abonaron durante la producción de la mercadería que luego se exporta.
  4. Sin embargo, bajo la apariencia de un estímulo puede esconderse una subvención, cuando los importes entregados a las empresas superan el importe de los tributos interiores o aduaneros efectivamente abonados durante la producción del bien. En este caso, la vigencia de estos supuestos estímulos habilitan la  aplicación de medidas compensatorias por parte de los otros Estados miembros.
¿REEMBOLSOS O SUBSIDIOS PATAGÓNICOS?
a) Consideraciones sobre el objeto exportado.
Como vimos más arriba, los beneficios que la Ley 23018 concedió a las exportaciones realizadas desde puertos patagónicos (luego restablecidos por el decreto 2229/2015) constituyen una prima que se adiciona a los reintegros que le corresponde a la exportación de la mercadería conforme al régimen general.

Recordemos la premisa inicial: estos estímulos presentan un carácter devolutivo de tributos.
Ahora bien, resulta que el régimen tributario argentino es uniforme en todo el ámbito geográfico sometido a la soberanía nacional (aunque existen excepciones, como las Zonas Francas reguladas por los artículos 590 y ss. Código Aduanero y ley 24331).
Es decir, los tributos que inciden sobre la producción de la mercadería producida al sur del río Colorado son los mismos tributos que se aplican al proceso productivo de mercadería idéntica en otras regiones del país.
De ahí que resulta incongruente que el Estado realice una contribución financiera favoreciendo a cierta "mercadería patagónica", y no beneficie a otra igual, pero obtenida en otro ámbito del país, cuando los tributos que pesan sobre ambos productos (el patagónico y el otro) son los mismos.

Tengamos presente que no discutimos aquí situaciones que igualmente requieren de la atención o asistencia estatal, como deficiencias en infraestructura o las dificultades que conlleva producir en zonas alejadas de los principales centros urbanos. 
Estos asuntos merecen ser atendidos, mas recurrir al otorgamiento de un "reembolso" no constituye la solución apropiada. Tengamos presente que el empleo de estas herramientas no sólo tocan intereses de productores ubicados en otras regiones de la Argentina, sino también los de los productores ubicados en los países importadores.

Entendemos que este trato discriminatorio sobre ciertas mercaderías producidas y despachadas desde puertos ubicados al sur del río Colorado por sobre otras idénticas producidas en el resto del país evidencia el otorgamiento de una subvención a la exportación prohibida por la OMC.

b) Consideraciones sobre el puerto de embarque.
Hemos expresado en varios pasajes que el cálculo de los estímulos debe ponderar la incidencia tributaria sobre la producción de una determinada mercadería. Sin embargo, aún suponiendo que existe una mayor incidencia sobre la producción de las mercaderías promovidas que justifica esta devolución extra, todavía resta sortear otro escollo.
El problema surge cuando el pago está sujeto al cumplimiento de otras condiciones que no guardan relación intrínseca con el objeto exportado. Si entran a jugar otros elementos como la "nacionalidad" de la empresa exportadora, la forma de pago de la operación o la vía de transporte empleada, el carácter devolutivo del estímulo se comienza a desvanecer. 

En estos casos, se podría sostener que los "reembolsos" recaen sobre las mercaderías y no sobre “ámbitos portuarios”, pero ello significaría pasar por alto que el pago de la contribución estaba sometido a la condición de que la mercadería se extraiga del territorio por vía acuática, desde ciertos puertos. 
Si una mercadería originaria de la zona patagónica se remite en camión a otro puerto fuera del área promovida, para ser embarcada desde este último punto, la exportación no se verá alcanzada por el beneficio especial. Lo mismo ocurre si la exportación se consumara por la Aduana de Mendoza, embarcando desde puertos ubicados en la vecina República de Chile.

La vigencia del sistema recientemente derogado exhibe una paradoja: si bien se procuraba beneficiar a ciertas economías regionales, el hecho de que la ayuda se instrumentara a través de una subvención a la exportación (prohibida por la OMC) exponía a productores a la pérdida de mercados externos por la segura aplicación de derechos compensatorios.
Para colmo, los desembolsos eran "adicionales".
Algo así como si ubicamos al caballo del comisario en la pista unos metros más adelante que el resto, y pretendiéramos que nadie notara la ventaja.
Políticamente los costos también serían altos, dado que se volvía a ocupar un espacio de confrontación y litigio ante la comunidad internacional que conspira contra un buen ambiente de negocios.

LOS REINTEGROS, O CÓMO EVITAR MEDIDAS COMPENSATORIAS.
Si tan solo existiera alguna manera de asignar beneficios a las economías regionales patagónicas, pero sin tropezar con la "adicionalidad" que discrimina a las mercaderías producidas en otros lugares del país, y prescindiendo además de considerar la "vía de transporte" o "puerto de salida" por la que se consuma la exportación... entonces tal vez, pueda ser que encontremos una solución "win-win": exportadores contentos, mercaderías no amenazadas por derechos compensatorios.

Compartimos la solución ofrecida por el Poder Ejecutivo Nacional al dictar el decreto 1207/16, por el cual dispuso un aumento  al  nivel  de  reintegros  de ciertas  mercaderías producidas o elaboradas principalmente en aquella región del sur.

El  tratamiento arancelario de las importaciones y exportaciones argentinas, así como la determinación del nivel de reintegros a la exportación, se encuentra previsto por el decreto 509/2007. Los anexos de esta norma incorporan a nuestro ordenamiento jurídico la última versión de la Nomenclatura Común del MERCOSUR.
Si bien el Código Aduanero contempla la existencia de tres categorías de estímulos, el decreto 509/2007 sólo hace mención a los “reintegros”. Cabe recordar que el artículo 825 define a estos estímulos como aquel régimen por el cual “se restituyen, total o parcialmente, los importes que se hubieran pagado en concepto de tributos interiores por la mercadería que se exportare para consumo a título oneroso o bien, por los servicios que se hubieren prestado con relación a la mencionada mercadería.”
Esta  restitución  no  comprende  a  los  tributos  que  hubieran  podido  gravar  la importación para consumo.
Tal como sucede con los “reembolsos” analizados más arriba, el carácter devolutivo de los “reintegros” niega la posibilidad de incluir premios o ayudas gubernamentales que no constituyan una restitución de tributos. Pueden restituirse tanto los tributos que alcanzan la producción de la  mercadería, como su comercialización, transporte, u otros servicios vinculados con la misma.

Como expusimos ut supra, resulta insostenible argüir que el régimen aduanero de la Ley 23018 fuera compatible con el GATT y el Acuerdo SMC,
Cabe inquirir  ahora  si los  reintegros  fijados  por  el  decreto 509/207, recientemente  actualizados por su similar 1207/2016 pueden ser impugnados a la luz de aquellos compromisos internacionales.

Una primera aproximación indica que por tratarse de estímulos de carácter general que consideran la naturaleza de la mercadería exportada con prescindencia de otros elementos (lugar de elaboración, puerto de exportación), la situación de los productos se asemeja a la de una prenda de vestir, un reactor nuclear, un mueble de madera o cualquier otro objeto alcanzado por el decreto 509/2007. 
Para expresarlos en términos futboleros, acomodamos los jugadores para dejar de quedar en off side.  

El  otro aspecto que merece atención es el quantum de la medida. Debemos consultar si el nivel de los reintegros aumentados en los últimos días guarda relación con la carga tributaria interior que grava el proceso de elaboración de la mercadería. 
El decreto 1207/2016 expresa que el  incremento de los niveles del beneficio favorecería la producción de frutas y sus ramas industriales (considerando 6) y que el  incipiente desarrollo de la acuicultura en el país requiere el apoyo de aquellas actividades que ya están en producción (considerando 11). 
La norma no agrega mayores justificaciones, omitiendo mencionar la existencia de estudios sobre la presión tributaria de las economías regionales, o bien cierto análisis sobre la incidencia de los tributos interiores que justifiquen el incremento de los reintegros. 
Pensamos que se trata de un flanco que le quita cierta fortaleza a la decisión frente a un eventual cuestionamiento por parte de un país importador. 

Sin embargo desde un punto de vista estrictamente pragmático, entendemos que la situación dista de asimilarse a la los subsidios patagónicos. En ese caso, la palmaria evidencia de su carácter de subvención bastaba para que un Estado miembro de la OMC reclamara la existencia de la contravención, sin necesidad de comprobar un daño en la actividad económica del país importador.
En el caso de los reintegros actuales, la aplicación de medidas compensatorias contra productos argentinos sólo puede proceder en caso de que se demuestre que los niveles de estos estímulos exceden los importes efectivamente abonados en carácter de tributos interiores, y además, que el volumen de las exportaciones provoca o amenaza provocar un daño considerable en la economía del país importador.
LEER MÁS